Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2011

Dios intervencionista

No creo en un Dios intervencionista, pero, si creyera, me arrodillaría para pedirle que te dirigiera hacia mí.
Nick Cave

En aquella calle céntrica sostenía el techo del mundo

En estos días en los que los periódicos especialmente resaltan tanto sufrimiento, me envía Rocío este poema de José Jiménez Lozano, para compartir esta mirada del sufrimiento


Mano extendida de mendiga ciega
ya ni pedía limosna, era
una cariátide tallada en la desgracia,
y, en aquella calle céntrica
sostenía el techo del mundo

El placer indescriptible que es estar contigo hoy que te haces mayor

Imagen
- Pero... ¿si está en catalán?
- Sí, veo que eres perspicaz
- ¿pero si tu madre es de Burgos y tu padre de Salamanca?
- Sí, pero tengo una tía de Mallorca (¿y yo que hago justificándome? Sobre todo con esta justificación tan ridícula. Porque desde luego que cuando oigo a uno de Minnesota no me pienso que canta en otra lengua)

Manel es un grupo que canta en catalán y son de lo mejor que se puede oír hoy en día. De su música podría decir que las letras son una maravilla, de esas que cuentan historias, como las de antes.Hace mucho que no oigo melodías tan cuidadas. Y son realmente valientes en la instrumentación, incluyendo ukeleles, sección de viento...
Son imprescindibles.

Y hoy más, porque en este día en el que tengo que agradecer tanto, les robo un verso y te digo:
El placer indescriptible que es estar contigo hoy que te haces mayor

¡Esta mañanita te has vestido de felicidad!

Imagen
¡y la de sitios en los que encuentro cosas para decirte!


Retórica administrativa

Imagen
En el centro de salud de Boadilla del Monte, convive, como suele suceder, lo mejor y lo peor.
Lo mejor, una abnegada pediatara, que trabaja a destajo. Lo peor, unos cuantos médicos mediocres que hacen un flaco favor a la imagen de esa profesión. Y entre medias, un personal de administración que, como dicen en la película Amanece que no es poco, "unos días van en bici y otros días huelen bien".
Ahora que, como redactores de avisos, no tienen precio. Verbigracia:

Por si un día maldices la lluvia

Esta cita es de un nuevo amigo de Granada (esas amistades regaladas, inesperadas, inmerecidas). Se la recordó un sacerdote al oírle maldecir una día de lluvia: Cuando vuelvas a quejarte de la lluvia, recuerda que es el momento en el que el cielo roza la tierra