miércoles, 25 de enero de 2012

Algo que celebrar

Leo a Aranguren en su Voces Filosóficas:
Para que exista la fiesta lo único necesario es algo que celebrar. ¿Existe tal cosa en nuestros días?
Si se pierden las raíces de la cultura la dimensión de lo festivo se empobrece o llega a anularse. Si cada fin de semana convierte la alegría del descanso en una orgía, es difícil que se encuentren motivos para celebrar.

jueves, 19 de enero de 2012

"El topo" y las víctimas del marketing






Aviso: este post contiene spoilers de la película EL Topo.

Sólo leer si se ha visto.
Mi socia y yo hemos hecho un interesante cambio en los criterios de elección de las películas que vamos a ver al cine. Hemos hecho un recorrido desde "que se vean ciudades europeas y que tenga historia de amor" a "de espías, y cuanto más negra mejor".
Algo lejos de ser un reflejo existencial, sino de haber terminado prácticamente con toda la filmografía de ciudades europeas.
"El topo", una adaptación de una novela de Le Carré, fue una de nuestras últimas visitas al cine.
Seducidos por el cartel, en el que aparece el actor Colin Firth, allá que fuimos.
La trama interesante: en plena guerra fría un agente investiga el caso de un hombre infiltrado en los servicios secretos británicos. Por supuesto es de esas películas que necesitas comentar con alguien la lado para ir atando cabos. ¡Y con paisajes de ciudades europeas! Excelente fotografía. Buenos nombres entre los actores. Magistral Gary Oldman.


Auténticas víctimas del márketing que somos, oiga. El tal Firth, que encarna a un miembro de la cúpula de los servicios secretos británicos, aparece en menos de un tercio de la película. Y claro la pregunta es ineludible ¿por qué? ¿por un simple reclamo comercial? ¿tiene verdadera importancia su personaje en una película que se llama "el topo"? Y si a la anterior pregunta uno acaba respondiendo afirmativamente ¿por qué narices nos lo ponen entonces en el cartel?
El aviso del spoiler que he puesto al principo debería estamparse en los morros de Firth.