miércoles, 30 de octubre de 2013

¿Tuitear durante la elaboración de la tesis?

Hace unos meses comencé a usar Twitter (@pavelaquin y @dylanes). Dos cuentas: una "profesional/personal" y otra dedicada a promocionar el blog sobre Bob Dylan: El Tea Party Dylaniano. Partía de un comentario que leí al periodista Santiago Segurola, que definía la red de microbloggin como un #bardeborrachos, y razón no le falta.
A mí me recuerda a las pantallas de ordenador de las redacciones de los medios de comunicación, soltando sin parar teletipos de las agencias, con la diferencia que en Twitter puede haber cientos de miles de agencias. Y la mayoría suelen ser tuits personales sin ningún tipo de interés.
Así, con este gran prejuicio me asomé. #prejuicios. Y en este breve experiencia debo decir en justicia que Segurola no estaba del todo acertado. Es preciso para ello #elegirbienaquiénsesigue.
A partir de Twitter he encontrado información valiosa en temas diversos en los que actualmente estoy interesado.
Y a través de Twitter encontré este artículo: "Twitter and me: Using twitter as a Phd Researcher" de Vicki Dermott (@VickiMcDermott).
Un artículo cuya lectura recomiendo en este debate entre los fans de Twitter y los defensores de la postura #baresdeborrachos.
Vicki cuenta que durante su doctorado se aficionó a Twitter. Lo primero fue acostumbrarse a las #herramientas de Twitter: los hashtags, qué es un RT o un #FF. Y sobre todo preguntarse "¿qué puedo decir?" y lo más interesante "¿a quién le importa lo que puedo decir?".
Desde luego es una buena forma de comenzar. Muy honesta. Porque de lo contrario entramos de lleno en #baresdeborrachos.
Comenzó con dos cuentas. Una profesional y otra dedicada a su investigación.
El siguiente paso consistió en una especie de estudio de campo, donde Vicki pudo comprobar la regularidad de los tuits de aquellos a los que seguía y el contenido de los mismos. Lo que, como ella dice, le dio una información valiosa.
El uso de hahstags le permitió contactar con personas con su mismo interés y situación. Con otros estudiantes de doctorado e investigadores de su tema.
A la hora de escribir, plantea en su post la pregunta "¿debería publicar este tuit?", en un ejercicio de responsabilidad tuitera, sabiendo que toda comunicación no es aséptica y existe una responsabilidad en todos los actos.
Concluye Vicki que tuiter se ha mostrado como una buena herramienta en su investigación, que le ha permitido contactos interesates y poder confrontar opiniones.