viernes, 5 de febrero de 2016

Un matrimonio

Hace unos meses, Ignacio Peyró publicaba su "Ranking de cosas que (me) importan". En quince puntos se retrataba este escritor, y en el puesto once afirmaba "Las mujeres, porque -como dijo R.S. Thomas de modo pasmoso- es en el rostro de una mujer donde mejor leemos que Dios es amor".
¿R.S. Thomas?

A través de twitter, que es esa red social que te permite, con un poco de mala forma (ya que los 140 caracteres de marras no dejan margen ni a unas palabras de presentación ni cortesía)  dirigirte a cualquier participante, le pregunté a Peyró por el poeta citado. Amablemente me respondió: nada traducido en español, pero en internet hay unas cuantas antologías.

Y me encontré con esta maravilla. El poema se titula "A marriage", y lo escribe Thomas tras la muerte de su mujer.

We met
           under a shower
of bird-notes.
           Fifty years passed,
love's moment
           in a world in
servitude to time.
           She was young;
I kissed with my eyes
           closed and opened
them on her wrinkles.
           'Come,' said death,
choosing her as his
            partner for
the last dance, And she,
            who in life
had done everything
            with a bird's grace,
opened her bill now
            for the shedding
of one sigh no
            heavier than a feather.

El poema tiene esta disposición tipográfica que me ha recordado a una hoja que suavemente cae del árbol de otoño. Encuentro delicioso esa elipsis temporal muy cinematográfica cuando el poeta dice que la besó con los ojos cerrados, y al abrirlos se encontró con sus arrugas". Y me ha maravillado las conexiones entre el principio y el final del poema: "shower" y "shedding"; "birds-notes" y "bird`s grace"; "notes" y "bill"; o el baile con el que se conocen y el baile al que la muerte invita.

Solo me queda agradecer a Peyró, al que no tengo el gusto de conocerle personalmente, el descubrimiento.

Confieso que he hecho un intento de traducción que no me atrevo a publicar. Me escudo en que me he dejado seducir por esa corriente de traductores de poesía que optan más por el significado que por recrear el poema en español imitando la métrica. El ritmo y el recitado lo dejamos en el idioma original. ¿Refugio de los perezosos?