lunes, 20 de febrero de 2017

Leer poesía hoy

Dice Enrique García-Maiquez en  Palomas y serpientes: "Qué ilusos los que decimos que, como ahora hay poco tiempo para leer, la poesía tiene una oportunidad. Es como decir que, ya que apenas hay tiempo para hacer deporte, nos vamos a hacer todos velocistas".
Masticaba este aforismo cuando surgió la conversación con Fernando Lostao (Fundación Cultural Herrera Oria) sobre la poesía, sobre su lectura hoy, sobre su "salud". Comentaba con él que en este tiempo donde se premia la velocidad, el tiempo, el que sale perjudicado es el espacio. Nos abrazamos a lo virtual con la ilusión de ahorrar tiempo, y hemos comprobado que desaparecen los lugares para el encuentro.
Siguiendo este hilo hemos organizado entre la Fundación, la ACdP y CEU Ediciones este coloquio/recital poético en la librería de nuestros amigos de Espacio UNE, con Luis Alberto de Cuenca, Nacho Escuín, y Álvaro Petit, para preguntarnos si hay espacio hoy para la poesía.
La faena a Dante es culpa mía

martes, 7 de febrero de 2017

¿Quién es el tercero que camina siempre a tu lado?/ Si cuento, solo estamos tú y yo juntos

Alguien de quien me fio mucho me recomendó leer un librito titulado Elogio de la vida imperfecta de Paolo Squizzato Lejos de provocar en mí suspicacia hacia esa persona, he podido leer con mucho interés esta obra que gira sobre la idea de que la perfección ("la hermana viciada de la muerte", según Bobin)es lo más alejado a la santidad .
En unas de sus páginas comenta la historia de Gedeón (Jueces 6). Gedeón es el último de su familia y su familia la última de su pueblo. Y Dios hace surgir en él una vocación: librar a su pueblo de los madianitas. La reacción de Gedeón esconde la poca estima que se tiene: "¿Cómo salvaré yo a Israel? ¿quién soy yo?". Entonces Squizzato se detiene en las palabras concretas de la Escritura: "Dios no dice 've con mi fuera', sino 've con la fuerza que tienes'. Es una bellísima expresión. (...) Dios pone a Gedeón frente a la realidad de su propia fuerza. Cada uno, por muy frágil y débil que sea tiene algo en sí por lo que Dios está apostando. (...) Dios actua en nuestra acción. No nos sustituye. Tiene un grandísimo y esencial respeto por nuestra libertad".
Dios no nos transforma la vida, sino que está con nosotros.

***

En el verso 360 y ss. de La Tierra Baldía, Eliot escribe: "¿Quién es el tercero que camina siempre a tu lado?/ Si cuento, solo estamos tú y yo juntos/ pero cuando levanto la vista al camino blanco/ siempre hay otro caminando a tu lado/ escabulléndose envuelto en un manto marrón,/lleva capucha y no sé si es hombre o mujer/ -pero ¿quién es ese a tu otro lado?"
En las notas de la edición de Andreu Jaume en Lumen dice sobre estos versos: "Muy ociosamente, Eliot comenta que la imagen podría haber surgido del relato de una de las expediciones de sir Ernest Shackelton (1874-1922), un explorador cuyo tercer intento de cruzar el Antártico a bordo del Endurance terminó en una odisea que les llevó a encallar en el hielo y a volver con sus hombres a pie durante dos años".