Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Ojos que no ven. Cautivos de falacias

En la famosa (y tristemente profética) distopía imaginada por Orwell en 1984, una de las claves está en lo que llamó neolingua, una modificación de los significados y significantes para alterar el pasado y el recuerdo, para evitar toda comparación del presente con el pasado, y para salvaguardar la infalibilidad del que tiene la posición dominante. José Luis Gutiérrez en Objeciones y convergencias con la Doctrina Social de la Iglesia (CEU Ediciones) hacía un análisis clarividente de cómo la finalidad última de esa neolingua está en extinguir la posibilidad de la libertad de pensamiento y acallar la voz de la conciencia. En ese ambiente opresor de 1984, el Partido provoca un vocabulario reducido, limitado a las sensaciones indispensables para vivir. La crítica orwelliana que tenía como objetivo el comunismo soviético es aplicable a todo tipo de políticas opresoras en nuestras democracias occidentales. En 2010, J.Á. González Sainz publicaba Ojos que no ven (Anagrama), una novela en la que…

Entradas más recientes

Conciencia de don

In angulo cum libro

El bien que no hacemos

Huellas de la experiencia cristiana en la poesía contemporánea española

Un ejercicio de obediencia

Una novela pascual

La certeza

Un modelo de gestión

Reloj de arena y Howard Hawks

Sherlock sobre la providencia