Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2010

La voz que yo amo

Lo tenía que recoger aquí, en este minúsculo blog, fundamentalmente para acordarme del inspirador y acertado nombre de esta productora de cine: la voz que yo amo

Software contra los alumnos plagiadores

A mis incautos alumnos, al proponerles a principio de curso un trabajo sobre la asignatura, les envío a modo de "reglamento" una serie de pautas entre las que se encuentra la siguiente: "Aquél trabajo plagiado de internet automáticamente será calificado con un -1, nota que supondrá asimismo su calificación final".
El método es el siguiente. Una vez leído el trabajo presentado, a veces, sólo a veces (que diría el poeta Goytisolo), demasiadas palabras de corte intelectual (como por ejemplo "paradigmático") provocan una ligera sospecha. Sensación que se cura acudiendo a Google, esa herramienta que transluce la sociedad del conocimiento.
Basta con introducir una frase del trabajo en el buscador y apretar la telca "buscar".
A veces, sólo a veces, aparece en la primera o segunda entrada el trabajo plagiado. El alumno plagiador, además de torpe, suele elegir a una autoridad de la asignatura.
En Estados Unidos, la empresa iParadigms comercializa un software…

Amueblar paisajes

Abro al azar Cuando eramos honrados mercenarios, de Perez-Reverte y me encuentro con esto:
...Y me digo que los libros sirven, entre otras cosas, para amueblar paisajes. Llegas a tal o cual sitio, aunque nunca antes hayas estado allí, y las paginas leídas permiten ver cosas que otros, menos afortunados o previsores, no son capaces de advertir. Un islote despoblado y rocoso del Mediterraneo, por ejemplo, es solo un pedrusco seco cuando quien lo contempla desconoce las peripecias de Ulises y sus compañeros. Sin Lampedusa y su Gatopardo, Palermo no seria mas que una calurosa e incomoda ciudad siciliana...