domingo, 19 de diciembre de 2010

Consuelo de tontos

Sí, mal de muchos consuelo de tontos (o de demócratas que dice una gran amiga con mucha sorna). Yo que me jacto de ser expeditivo y rápido en el trabajo, soy el rey de la pifias. Tengo varias que no sé si contarlas aquí, porque al iniciar este blog se me olvidó poner un pseudónimo (habría elegido Charles Ryder), y porque son bastante recientes (prometo que cuando caduquen los "delitos" aqui los contaré).
Leo que en Amazon se puede encontrar un autor que responde al nombre de "JJJJ", tiene una obra titulada "Hgiyiyi". ¡Qué gusto! Desde aquí agradezco el detalle. Y lo mejor es que es verdad.

viernes, 17 de diciembre de 2010

E-Christmas

Es que lo "e-" es imparable
El número de christmas que he recibido (y también el que he enviado yo) ha sufrido una disminución importante (Esto podría ser un buen titular). Ahora, parapetados detrás de la crisis económica y de la fascinación de lo nuevo, tenemos los christmas 2.0 (que dirían los cursis).
Pero acabo de recibir uno de la delegación de juventud de la diócesis de Getafe, hecho con grandísimo gusto. Y como está tan bien, aquí lo publico, y lo comparto con los amigos que me leen. Además, convalida como christmas enviado a tí, lector amigo.

video

jueves, 9 de diciembre de 2010

"Juliet, desnuda" de Hornby ¿inspirada en Dylan?

Acabo de leer Juliet, desnuda, la última novela de Nick Hornby (Editorial Anagrama), escritor inglés y amante de la música (cosa que deja claro en todas sus novelas). En concreto esta consiste en la historia de una pareja. Duncan y Annie, cerca de la cuarentena e instalados en una relación cómoda, en la que apenas se han preguntado por el sentido de la misma. Él es un fan de Tucker Crowe, un cantautor norteamericano retirado hace años, sobre el que escribe un blog. El caso es que el tal Crowe después de leer la participación de Annie en la web de su marido, contacta con ella y acaban entablando una relación.

He de decir que en mi opinión es una buena novela (no la mejor de Hornby que sin duda opino que es Un gran chico), pero lo que sí es la más triste de Hornby, más incluso que En picado
Tan triste, que me voy a pensar en recomendarla o no

viernes, 3 de diciembre de 2010

Voto nupcial

Ahora que algunos amigos queridos tienen boda a la vista, me acuerdo de la mía, y leyendo a Dulce María Loynaz, pienso que en mis votos nupciales podría haber dicho eso de ¡Y madrugada en la ventana abierta!


“Si me quieres, quiéreme entera,

no por zonas de luz y sombra…

Si me quieres, quiéreme negra

y blanca. Y gris, y verde y rubia,

y morena…

Quiéreme día,

quiéreme noche…

¡Y madrugada en la ventana abierta!…

Si me quieres, no me recortes:

¡Quiéreme toda… O no me quieras!”

jueves, 25 de noviembre de 2010

Momentos irrepetibles

Lo decía José Hierro
Todo momento, bueno o malo, es irrepetible, y por lo tanto aquello que estaba yo viviendo , un día lo añoraría por duro que fuera. En todo caso, yo sabía que eso era irrepetible.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

¿Te leerías un libro sólo por el título?

Sí, aunque el autor o las referencias no sean las mejores...
Me ha pasado últimamente con:
- Egosurfing de Llucia Ramis
- A paso de cangrejo de Umberto Eco

viernes, 12 de noviembre de 2010

Por qué me ha gustado "El hombre de arena" de Aquilino Cayuela


El profesor Aquilino Cayuela tiene una prolífica bibliografía dedicada a la Ética y Moral, ámbito dónde es sobradamente conocido, con ensayos como ¿Providencia o Destino? (Erasmus, Barcelona, 2008), Path-Ética. Paradoja del humano existir (Marova, Madrid, 2007. Premio Nacional “Ángel Herrera” 2008 a la mejor labor de Investigación en Humanidades ), o Vulnerables. Pensar la fragilidad humana (Encuentro, Madrid, 2005). Pero además de impartir su docencia en la Universidad CEU Cardenal Herrera Oria, donde es además Vicedecano de la Facultad de Derecho, Empresa y Ciencias Políticas y Director del Departamento de Ciencia Política, Ética y Sociología, saca tiempo para hacer incursiones muy interesantes en el terreno de la ficción.

Muestra de ello es El hombre de arena, apasionante novela de suspense ambientada en el tumultuoso y desconcertante verano de 1936 en Valencia, donde un inspector de policía persigue descubrir a un misterioso asesino, mientras el país se desmorona.

Narrada con un estilo ágil y totalmente original (la narración tiene la forma de unas actas de un proceso judicial realizado tres años después de los hechos), deudora de nuestro patrimonio literario clásico de la picaresca y de la novela de posguerra, y rigurosa con la ambientación histórica y la documentación, Cayuela nos ofrece una historia palpitante que exige al lector no soltar la novela hasta descubrir el final.
Consigue además empatizar con los protagonistas, con el pícaro Mellado, el detective "Topolín" (detective que utiliza el método inductivo, en vez del clásico deductivo), Salo, o el batallón del anarquista Manolón.
Pienso además que es una novela interesantísima desde el punto de vista, si se me permite, teológico, recordando que en momentos de extrema gravedad como lo fue la Guerra Civil, en la que el mal inundaba todo, incluso ahí, Dios en su infinita bondad puede sacar el bien.

En 2008, se le concedió por esta novela el Premio Internacional Ciudad de Valencia “Vicente Blasco Ibáñez” de Narrativa en Castellano.
Además, ¡qué narices!, conozco al autor, es un tipo estupendo, y lo mejor de todo es que he podido leer la novela y comentarla con él, ¡todo un lujo!

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Amistad a lo largo (Jaime Gil de Biedma)

Mirad:somos nosotros.
Un Destino condujo diestramente
las horas, y brotó la compañía.
Llegaban noches. Al amor de ellas
nosotros encendíamos palabras,
las palabras que luego abandonamos
para subir a más:
empezamos a ser los compañeros
que se conocen
por encima de la voz y de la seña
(N. del autor de este blog: Y tú me pides que ponga "Destino" con mayúscula)

sábado, 30 de octubre de 2010

Oración de la maestra

Gabriela Mistral

Señor! Tú que enseñaste, perdona que yo enseñe; que lleve el
nombre de maestra, que Tú llevaste por la Tierra.
Dame el amor único de mi escuela; que ni la quemadura de la
belleza sea capaz de robarle mi ternura de todos los instantes.
Maestro, hazme perdurable el fervor y pasajero el desencanto.
Arranca de mí este impuro deseo de justicia que aún me turba, la
mezquina insinuación de protesta que sube de mí cuando me hieren.
No me duela la incomprensión ni me entristezca el olvido de los
que enseñe.Dame el ser más madre que las madres, para poder amar y defender
como ellas lo que no es carne de mis carnes. Dame que alcance
a hacer de una de mis niñas mi verso perfecto y a dejarte en ella
clavada mi más penetrante melodía, para cuando mis labiosno canten más.
Muéstrame posible tu Evangelio en mi tiempo, para que no renuncie
a la batalla de cada día y de cada hora por él.Pon en mi escuela democrática
el resplandor que se cernía sobre
tu corro de niños descalzos.Hazme fuerte, aun en mi desvalimiento
de mujer, y de mujer pobre;
hazme despreciadora de todo poder que no sea puro, de toda
presión que no sea la de tu voluntad ardiente sobre mi vida.

martes, 19 de octubre de 2010

Misa de Requiem de Verdi: "el anhelo hacia Dios está inscrito en el corazón del ser humano"

Ultimamente Benedicto XVI se está revelando como un excelente comentarista musical.
El pasado 16 de octubre se celebró un concierto en su honor en el que se interpretó la Misa de Requiem de Giuseppe Verdi, dirigida por Enoch zu Guttenberg e interpretada por el Coro de Neubeuern, por la orquesta KlangVerwaltung y por otros solistas.
Además del comentario musical, que es como una clase magistral de un gran maestro, me quedo con lo (aún a riesgo de ser redundante) paternal que es este Papa. Tiene palabras de agradecimiento (y llega a ser insistente) para todos, intérpretes, directores, asistentes...
Sólo he encontrado algunos vídeos de Youtube con extractos de la misa. En breve pondré un enlace a una buena interpretación.

Señores cardenales,
Venerados hermanos,
ilustres señores y señoras
Al término de una audición tan intensa, el ánimo querría permanecer en recogimiento, pero al mismo tiempo, siente la necesidad de manifestar su reconocimiento.
Deseo dirigir mi cordial agradecimiento al maestro Enoch zu Guttenberg, por las sentidas palabras que me ha dirigido y por haber querido ofrecerme este concierto, junto con la esplçendida Orquesta Die KlangVerwaltung, con la Chorgemeinschaft Neubeuern y con la Familie der Freiherren von und zu Guttenberg. A él, que ha dirigido la ejecución, a los solistas, a cada uno de los miembros de la orquesta y del coro va mi grato aprecio. ¡Gracias de corazón!
Estoy contento de saludar a los señores cardenales, a los prelados, especialmente a los Padres sinodales, las distinguidas Autoridades, y a todos vosotros – entre los cuales, los pobres asistidos por la Cártiras diocesana de Roma – que habéis podido gozar de esta excelente ejecución de la Misa de Requiem de Giuseppe Verdi. Él la compuso en 1873, por la muerte de Alessandro Manzoni, a quien admiraba y casi veneraba. En una carta se pregunta: “¿Qué podría deciros de Manzoni? ¿Cómo explicaros la sensación dulcísima, indefinible, nueva, producida en mi por la presencia de ese Santo, como vos lo llamáis?". En la mente del gran Compositor, esta obra debía ser el culmen y el momento final de su producción musical; no era solo el homenaje al gran escritor, sino también la respuesta a una exigencia artística, interior y espiritual, que la confrontación con la estatura humana y cristiana de Manzoni había suscitado en él.
Giuseppe Verdi consumió su existencia en escrutar el corazón del hombre; en sus obras sacó a la luz el drama de la condición humana: con la música, las historias representadas, los diversos personajes. Su teatro está lleno de infelices, de perseguidos, de víctimas. En muchas páginas de la Misa de Requiem resuena esta visión trágica de los destinos humanos: aquí tocamos la realidad ineluctable de la muerte y la cuestión fundamental del mundo trascendente, y Verdi, libre de los elementos de la escena, representa, sólo con las palabras de la Liturgia católica y con la música, la gama de los sentimientos humanos ante el final de la vida: la angustia del hombre frente a su frágil naturaleza, el sentido de rebelión ante la muerte, el temor en el umbral de la eternidad. Esta música invita a reflexionar sobre las realidades últimas, con todos los estados de ánimo del corazón humano, en una serie de contrastes de formas, tonos, coloridos, en los que se alternan momentos dramáticos con momentos melódicos, marcados por la esperanza.
Giuseppe Verdi, que en una famosa carta al editor Ricordi, se definía “un poco ateo”, escribe esta Misa, que parece como una gran llamada al Padre Eterno, en el intento de superar el grito de desesperación ante la muerte, para volver a encontrar el anhelo de vida que se convierte en oración triste y silenciosa: "Libera me, Domine". El Requiem verdiano se abre, de hecho, con una frase en La menor, que parece casi descender hacia el silencio – pocos compases de los violonchelos, suavísimo, con sordina – y se concluye con la sumisa invocación al Señor "Libera me". Esta catedral musical se revela como descripción del drama espiritual del hombre ante Dios Omnipotente, del hombre que no puede eludir el eterno interrogante sobre su propia existencia.
Tras la Misa de Requiem, Verdi vivirá una especie de segunda “etapa compositiva", que concluirá nuevamente con musica religiosa, los Pezzi Sacri: un signo de su inquietud espiritual, un signo que el anhelo hacia Dios está inscrito en el corazón del ser humano, para que nuestra esperanza descansa en el Señor. Qui Mariam absolvisti, et latronem exaudisti, mihi quoque spem dedisti, hemos escuchado: “Tu que perdonaste a María (Magdalena) y escuchaste al buen ladrón, también a mi me diste esperanza". El gran fresco musical de esta noche renueva en nosotros la certeza de las palabras de san Agustín: Inquietum est cor nostrum, donec requiescat in te - Il nostro cuore è inquieto, finché non riposa in te (Confesiones, I, 1).
Queridos amigos, una vez más debemos agradecer al Señor que nos ha dado un momento de verdadera belleza, capaz de elevar nuestro espíritu. ¡Y al mismo tiempo debemos dar las gracias a quienes se han hecho instrumento de la divina Providencia! Gracias una vez más, por tanto, al profesor Enoch zu Guttenberg, a los solistas, a la orquesta y al coro, y a cuantos de diversas formas han colaborado a la realización de esta hermosa velada. Que el Señor dé a todos su recompensa.
¡Gracias y buena velada!

jueves, 14 de octubre de 2010

Piropeando a Sara Carbonero


¿Y qué otra cosa podemos hacer a la mujer que ha conseguido que el diario El Mundo regale rosarios el próxmo domingo?

lunes, 11 de octubre de 2010

El Papa, el mejor corresponsal

Esto lo dijo mi amiga Ruth el otro día durante una amenísima cena
"Yo me entero de lo que pasa en el mundo, gracias a los ángelus del Papa cuando pide que recemos por alguien o alguna situación de algún país en dificultad. De lo que habla el Papa, ningún telediario se da ni cuenta".
Pues eso, que el Papa es el mejor corresponsal que tenemos.

martes, 21 de septiembre de 2010

Libros conspiradores

Aún a riesgo de que los lectores de este blog, pocos y majetes ellos, me terminen de considerar como un paranoico, paso a continuación a relatar esta historia.
Sí, creo que los libros conspiran entre ellos para leas unos u otros según el momento vital por el que pasas, y además, como son muy guasones, dejan pistas para que te des cuenta de que entre ellos se han puesto de acuerdo.
Paso a los antecedentes de hecho.
Terminé, con cierto esfuerzo eso sí porque me decepcionó un poco, Invisible de Paul Auster. Historia compleja en la que se mezclan una extravagante pareja y un joven. Entre este último y la mujer de la pareja se establece un vínculo más estrecho, pero que no termina en gran historia de amor ni mucho menos, y de por medio hay una guerra lejana, pero que involucra al país (son yankis y la guerra es Vietnam).
Una vez devuelto a su lugar en la estantería, dudo en la elección del siguiente título. Al final opto por Villa Triste de Modiano. Había leído una nostálgica columna de Armas Marcelo en el ABC en la que hablababa de este título.
Esta vez es en la Francia que aún conserva colonias, donde se desarrolla una historia en la que se mezcla una extravagante pareja y un joven. Entre este último y la mujer de la pareja se establece un vínculo más estrecho, pero que no termina en gran historia de amor ni mucho menos, y de por medio hay una guerra lejana, pero que involucra al país...
No, no me he pasado con el ctrl+c y ctrl+v, es que ese es el resumen también de Villa Triste, aunque con Francia y Argelia. Con una pequeña diferencia: Villa Triste lo disfruté muchísimo.
Vale, coincidencias ¿no?, esperad, esperad:
El siguiente en la lista fue Bilbao-NewYork-Bilbao de Kirmen Uribe. Una tierna y muy poética investigación en la identidad y en la familia, en la que, entre otras cosas, resalta la importancia del mar y lo atractivo y misterioso que este resultaba para él.
Por cierto que tengo pendiente escribir más sobre este evocador y emocionante libro.
Pues bien, una vez terminado y en consonancia por un creciente y reciente interés por la novela gráfica, elijo Mejor en el mar del ilustrador francés Francois Matton, una especie de poesía ilustrada, muy delicada, fenomenalmente editada (da gusto), en la que un hombre, en plena crisis de identidad, llega a la conclusión de que, como su familia, su sitio está en el mar.
Y ya el remate final ha venido esta semana.
En verano leí Dibujos animados de Félix Romeo, autor del que disfrutaba sus colaboraciones en el ABCD de las letras, que dicho sea de paso echo de menos en el nuevo cultural del ABC (sin duda más pobretón que aquel). He de decir que seguí descubriendo un autor con un estilo admirable, pero se puso un poco "negro" con algún pasaje sobre la infancia de posguerra que me dejó muy mal sabor de boca.
Entonces a la vuelta del verano, en pleno ajetreo septembril, para desengrasar (que es una palabra que me parece feísima y que me recuerda a las comidas, cuando hay mucha carne y alguien pide una ensalada para "desengrasar", pero que nadie probará teniendo delante un solomillo como Dios manda, bueno, nadie en su sano juicio), empiezo Egosurfing de Llucía Ramis, autora de la "generación Ikea" (o eso dice en las solapas) y como yo me considero plenamente de esa generación, allá que voy, y en el texto, el primer libro al que se hace referencia es... sí, Dibujos animados.
Pues bien amigos, queda probado que los libros de mi casa hablan entre ellos, y de forma sutil se colocan estrategicamente por la noche de determinada manera para condicionar mi futura lectura. Y encima, se chotean poniéndome pistas.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

"Los que induzcan a un menor a seguir a los individuos de las profesiones indicadas..."

La ley de 26 de julio de 1878, sobre los circos, que incurrirán en penas de prisión:
  • Los ascendientes, tutores, maestros o encargados por cualquier título de la guarda de un menor de dieciséis años que le entreguen gratuitamente a individuos que ejerzan las profesiones de acróbatas, gimnastas, funámbulos...
  • Los que induzcan a un menor de dieciséis años a abandonar el domiclio de sus ascendientes, tutores o maestros, para seguir a los individuos de las profesiones indicadas

Otra sonrisilla que me arranca este seriote manual de administrativo del siglo XIX. Me pregunto si dentro de cien años, los que lean nuestras leyes culturales también sonreirán de forma condescendiente como yo hoy...

Y ahora que lo pienso, ¿habré hecho bien apuntando a mis niñas a ballet????

martes, 14 de septiembre de 2010

Mozart: Doy gracias a mi Dios por haberme concedido la suerte de tener la oportunidad de reconocer en la muerte la clave de nuestra felicidad

Lo cuenta Benedicto XVI en un excelente discurso sobre el Réquiem de Mozart (Misa de Réquiem en re menor K 626 click aquí para escucharlo)
El concierto fue interpretado por la Orquesta de Padua y del Véneto, dirigida por el maestro Claudio Desderi, y por el coro "Academia de la voz" de Turín, dirigida por la maestra Sonia Franzese.

* * *
Queridos amigos:
Doy las gracias de corazón a la Orquesta de Padua y del Véneto y al coro "Academia de la voz" de Turín, dirigidos por el maestro Claudio Desderi, y a los cuatro solistas por habernos ofrecido este momento de alegría interior y de reflexión espiritual con una intensa interpretación del Réquiem de Wolfgang Amadeus Mozart. Junto a ellos, doy las gracias a monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, secretario de la Academia Pontificia de las Ciencias, por las palabras que me ha dirigido, así como a las instituciones que han contribuido a la organización de este acontecimiento.
Sabemos bien que Mozart, cuando era muy joven, en sus viajes por Italia con su padre, se detuvo en varias regiones, entre las cuales se encontraban también el Piamonte y el Véneto, pero sobre todo sabemos que pudo aprender de la viva actividad musical italiana, caracterizada por compositores como Hasse, Sammartini, Padre Martini, Piccinni, Jommelli, Paisiello, Cimarosa, por citar a algunos de ellos.

Permitidme, sin embargo, que exprese una vez más el afecto particular que me une, podría decir desde siempre, a este sumo músico. Cada vez que escucho su música no puedo dejar de volver con la memoria a mi iglesia parroquial, donde cuando era un muchacho, en los días de fiesta, resonaba una de sus "misas": en el corazón sentía que me alcanzaba un rayo de la belleza del Cielo , y esta sensación sigo experimentándola también hoy cada vez, escuchando esta gran meditación, dramática y serena, sobre la muerte. En Mozart, todo está en perfecta armonía, cada nota, cada frase musical; es así y no podría ser de otra manera; incluso los opuestos quedan reconciliados es la mozart'sche Heiterkeit, la "serenidad mozartiana" todo lo envuelve, en cada momento. Es un don de la Gracia de Dios, pero es también el fruto de la fe viva de Mozart que, especialmente en la música sacra, logra reflejar la respuesta luminosa del Amor divino, que da esperanza, incluso cuando la vida humana es lacerada por el sufrimiento y la muerte.

En su última carta escrita al padre moribundo, fechada el 4 de abril de 1787, escribe hablando precisamente de la etapa final de la vida sobre la tierra: "...¡desde hace algún año he alcanzado tanta familiaridad con esta amiga sincera y sumamente querida del hombre, [la muerte], que su imagen ya no sólo no tiene nada de aterrador, sino que me parece incluso muy tranquilizante y consoladora! Y doy gracias a mi Dios por haberme concedido la suerte de tener la oportunidad de reconocer en ella la clave de nuestra felicidad. No me acuesto nunca sin pensar que al día siguiente quizá ya no estaré. Y sin embargo nadie que me conozca podrá decir que en compañía yo sea triste o de mal humor. Y por esta suerte doy las gracias cada día a mi Creador y lo deseo de todo corazón a cada uno de mis semejantes".

Este escrito manifiesta una fe profunda y sencilla, que aparece también en la gran oración del Réquiem, y nos lleva, al mismo tiempo, a amar intensamente las vicisitudes de la vida terrena como dones de Dios y a elevarnos por encima de ellas, contemplando serenamente la muerte como una "llave" para atravesar la puerta hacia la felicidad.

El Réquiem de Mozart es una elevada expresión de fe, que reconoce el carácter trágico de la existencia humana y que no oculta sus aspectos dramáticos, y por este motivo es una expresión de fe propiamente cristiana, consciente de que toda la vida del hombre está iluminada por el amor de Dios. Gracias una vez más a todos.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Por unos delfines en el Guadalquivir

Qué regalos se esconden a veces en los libros más insospechados. En esta carrera maratoniana que es esta bendita tesis que persigo, me encuentro, en medio de tanto patrimonio cultural y tanta legislación, cómo se conocieron los padres de los Machado. Lo cuenta Antonio:

Otro acontecimiento, también importante de mi vida es anterior a mi nacimiento. Y fue que unos delfines, equivocando su camino y a favor de marea, se habían adentrado en el Guadalquivir, llegando hasta Sevilla. De toda la ciudad acudió mucha gente, atraída por el insólito espectáculo, a la orilla del río, damitas y galanes, entre ellos los que fueron mis padres, que allí se vieron por vez primera. Fue una tarde de sol, que yo he creído o he soñado recordar alguna vez

Heurêkamen!

viernes, 10 de septiembre de 2010

Woody Allen, ¡qué decepción!


La paternidad, además de sacos de cosas buenas, me ha traído una obligada ausencia en las salas de cine, que frecuentaba asiduamente en su momento...

Y para alguna ocasión que tenemos mi socia y yo debemos andar con mucho ojo para elegir bien.

Y el otro día no lo hicimos, lo de elegir bien: Conocerás al hombre de tus sueños de Woody Allen.

Parecía una apuesta segura. Bonito cartel. A mí personalmente su obra me gusta, y algunos diálogos de Annie Hall, Play it again Sam, o Manhatan (sobre todo esta cuando alguien habla de Van Gogh) los repito como frases hechas.

Hace unos días Allen se mostraba totalmente escéptico en una entrevista, y especialmente ácido y crítico con la religión. Además se vislumbraba alguien vacío, sin esperanza, y peor aún, un artista sin una propuesta.

El asunto es que Conocerás al hombre de tus sueños, aparece un Allen sarcástico, cínico, y explícito hasta llegar a lo burdo en su crítica a la religión. La historia repite los clichés clásicos: el conjunto de historias, con ciertos puntos en común, pero que muestra fundamentalmente parejas que se rompen, infelicidad, frustración, vacío, y si se atisba algo de felicidad es fruto de una falsa ilusión.

Además es un tramposo, porque empieza y termina la película con una frase: "Como dijo Shakespeare: Todo es ruido y furia, y nada en la vida tiene sentido". ¿Lo dijo Shakespeare o es un diálogo de un personaje de una obra de Shakespeare en un contexto y obra determinado?

Y por último, para animar al lector, considero que es una película insultante, porque la vida tiene sentido, porque el conjunto de historias que muestra, historias cotidianas, historias que nos podrían pasar a cualquiera, sí tienen un sentido. ¿Allen? ¿Por qué no proponer una respuesta? ¡Por lo menos el azar que se propuso en Match Point! ¿O es que es más fácil escurrir el bulto con la careta nihilista?

viernes, 3 de septiembre de 2010

¿Qué suena mejor, el vinilo, el cd o el mp3?

Un estudio de la universidad Stanford afirma que los oyentes jóvenes prefieren el sonido de archivos comprimidos (los populares Mp3) al de los antiguos discos de alta fidelidad. Los avances tecnológicos han transformado nuestra forma de crear, acceder y disfrutar.
Prueba de ello han sido la auténtica explosión de los últimos avances, en los que se ha producido una paradoja. Mientras se camina hacia una mayor calidad de imagen (la alta definición o las películas en 3D), no ha sucedido lo mismo respecto de la música. Más bien se ha dado un paso hacia atrás.

Menos espacio ¿menor calidad?
El formato Mp3 comprime el tamaño del archivo, eliminando parte del sonido y así consigue reducir los tiempos de descarga y la posibilidad de almacenar en el mismo espacio un mayor número de canciones. Sería una complicación para iTunes Store (por poner un ejemplo de descarga legal) que la obtención de una canción supusiera al comprador una hora de descarga su alta calidad de sonido.Hace unos diez años se presentaron en el mercado formatos que prometían una alta calidad del sonido como los DVD Audio o los Super Audio CD. Pero después de una incursión potente, se han ido desinflando.

Propuestas por un mejor sonido digital
El año pasado iTunes marcó un estándar de calidad para sus canciones de 256kilobits por segundo, de los acostumbrados 128 kilobits anteriores, y preservando así más detalles.
Hay otras propuestas que han apostado por un sonido digital, pero de calidad. Como por ejemplo Mog, un servicio de música en streaming (no es necesario descargar el archivo, sino que se puede oír online) que fue anunciado en marzo y que podrá utilizarse mediante una aplicación en los llamados smartphones, previo pago de una tarifa que ronda los 10 dólares mensuales y prometiendo una descarga de 320 kilobits por segundo. O por ejemplo el portal HDtracks.com que ofrece descargas con más información que un cd, pero costando dos dolares y medio por canción. Eso sí, con un catálogo restringido a música clásica y jazz.
El negocio de los reproductores
El negocio musical ha sido víctima de su propio éxito: se prefiere la portabilidad de los archivos a la fidelidad de los soportes analógicos. Los datos así lo revelan. El gasto medio en reproductores digitales portátiles multiplica por cinco el gasto en equipos de audio convencionales.
Escuchar música ha pasado de ser una actividad en sí misma, a convertirse en un fondo sobre el que se hace otra cosa distinta, como hacer footing, conducir, cocinar…

Trivializar la cultura
Pero esas facilidades de los formatos digitales pueden tener un reverso negativo: trivializar la cultura, convertir a la música en un mero objeto de consumo. Optar por la fácil portabilidad en contra de la calidad de sonido es la elección por el “tener”, en vez del “ser”.
Juan Pablo II lo sintetizó de forma magistral: “Todo el tener del hombre no es relevante para la cultura, sino en la medida, en que el hombre por medio de su tener puede al mismo tiempo ser más plenamente como hombre, llegar a ser más plenamente hombre en todas las dimensiones de su existir, en todo lo que caracteriza su humanidad”.

viernes, 30 de julio de 2010

Relato Dylaniano

De Eduardo Jordá, en su blog «Terra Incógnita»,

«Bob Dylan iba caminando por la calle, y escuchó a un grupo de jóvenes tocando “Knockin’ on Heaven’s Door” en un jardín, y se asomó, y escuchó una melodía que le gustaba aunque ya no sabía muy bien de qué le sonaba, y entonces oyó a alguien quegritaba: “¡Eh, tú, largo de aquí!”, y Dylan, obediente, se fue y continuó su camino, tarareando la melodía que acababa de oír y que no lograba identificar, mientras pensaba que le hubiera encantado escribir aquella canción».

Últimas noticias

Se lo he leído a Mar Velasco en su facebook
"Cuando quiero saber las últimas noticias, leo el Apocalipsis” (León Bloy)

lunes, 19 de julio de 2010

La eficacia de Internet

Creo haber escuchado bien. En Radio 3 hoy por la mañana cuentan que el grupo Maga lanzó la noticia de la edición de nuevo disco tirando un papel con la información al público del festival South Pop. "¡En plena era digital!" se podría decir con asombro, pero ¿qué es publicar algo en Internet sino exactamente eso? Cada vez que se publica un post, de modo amater, claro, ¿no se parece a tirar una octavilla en medio de una multitud? Vaya usted a saber a quién le llega lo publicado. Lo que nos lleva a la reflexión de ¿por qué hacer un blog?

miércoles, 14 de julio de 2010

A Catholic Lifetime Reading Plan

Encuentro este plan de lectura para la vida del católico del padre John McCloskey. Un buen canon, sin duda. Quizá se echa en falta los ejercicios de San Ignacio o las cartas de San Franciso Javier.

lunes, 5 de julio de 2010

jueves, 17 de junio de 2010

Miguel D'Ors sobre la Propiedad Intelectual

¿Por qué a la propiedad intelectual no se le pueden aplicar las normas generales de la propiedad? ¿Por qué es una propiedad sui genris?
Responde de forma clara, con un poema, Miguel D'Ors, en el Blawg de los Tres Pasos

martes, 1 de junio de 2010

Concédeme la gracia de comprender las bromas

Esto de hacer reseñas tiene también sus ventajas, porque se descubren pequeños guiños.
Yo ya llevo dos consecutivos de Santo Tomás Moro, que parece que me persigue desde que me lo encuentro allá donde abro un libro.
Me pasó con Signos de vida (Rialp), y ahora con Trabajar con buen humor en la empresa y siempre (Eunsa). Vale, acepto que las dos editoriales no son precisamente la fundaciónfedericoengels, pero la coincidencia merece por lo menos un poco de asombro.
El caso es que reproduzco la oración del buen humor de Tomás Moro, cuya lectura ha llevado a Salvatore Moccia y Tomás Trigo a escribir un interesante ensayo: Trabajar con buen humor en la empresa y siempre
Concédeme, Señor, una buena digestión,
y también algo que digerir.
Concédeme la salud del cuerpo.
con el buen humor necesario
para mantenerla.
Dame, Señor, un alma santa
que sepa aprovechar
lo que es bueno y puro,
para que no se asuste ante el pecado,
sino que encuentre el modo
de poner las cosas de nuevo en orden.
Concédeme un alma que no conozca
el aburrimiento, las murmuraciones,
los suspiros y los lamentos,
y no permitas que sufra excesivamente
por ese ser tan dominante
que se llama: YO.
Dame, Señor, senitdo del humor.
Concédeme la gracia
de comprender las bromas,
para que conozca en la vida
un poco de alegría
y pueda comunicársela a los demás.
Amén

martes, 25 de mayo de 2010

Dios irá con nosotros

Si el demonio quisiera inquietarnos con la salvación de nuestra tierra y nuestros bienes, recordemos que no podemos guardarlos por mucho tiempo. Si se nos amenaza con el exilio y la huida de nuestro país, recordemos que somos ciudadanos del mundo, y no somos como esos árboles que sólo pueden crecer en un sitio: allá donde vayamos, Dios irá con nosotros.

Santo Tomás Moro

lunes, 24 de mayo de 2010

Formalidades

Estimado señor,
Es usted un cerdo
Suyo afectísimo q.b.s.m.

(Chiste de Chumy Chumez)

jueves, 20 de mayo de 2010

Consecuencias de la crisis

En la incorporación desde la M-40 a la A-1 (Carretera de Burgos) se puede leer esta pintada:
"Canario, asesino, cobarde y moroso"
Está claro que "Canario" en este caso no es adjetivo peyorativo, sino que es el sujeto al que se insulta en la pintada. Pero lo curioso es que iguala el ser "asesino" con el ser "moroso".
Y digo yo, la crisis tiene más consecuencias funestas de las que sufrimos en la cuenta corriente

lunes, 17 de mayo de 2010

Reajuste

¿Por qué "reajuste de precios" significa que los precios suben, y "reajuste de plantilla" significa que bajan los empleos?

(versión de memoria de un chiste de Cesc)

miércoles, 12 de mayo de 2010

Música como un rayo de sol en medio de la niebla


Ministriles de Marsias
Trazos de Ministriles. NB Musika


Cuenta la mitología griega que Marsias, un músico notable, logró modular dulcísimos sonidos de una flauta que Minerva arrojó. Orgulloso de los elogios que recibía, llegó a retar al mismísimo dios Apolo. Los habitantes de Nisa fueron designados jueces de la contienda. Comenzó Marsias, arrancando de su flauta sones maravillosos que imitaban el gorjeo de los pájaros, la voz imperceptible de los ecos y los silbidos del huracán. La asamblea, maravillada, aplaudió entusiasmada. Llegó el turno de Apolo, que sin dejarse deslumbrar, y acompañándose de una lira, impuso silencio entonando un preludio melancólico que infundió en todos los corazones una delicada sensación estética. Ventajas de los instrumentos de cuerda. Y claro, le fue adjudicado el triunfo.
De este desafortunado flautista toman el nombre Los Ministriles de Marsias, presentando su debut discográfico, una de las sorpresas más interesante del curso pasado en música clásica, con el título Trazos de ministriles (NB Musika).
La música de los ministriles es uno de los sonidos más característicos de nuestro patrimonio cultural musical. Los ministriles tocaban para todo y en todas partes, aunque sobre todo música sacra, o “música honesta” como dicen las fuentes.
Tienen su origen en la capilla de instrumentos altos de la Edad Media, llegando a su apogeo en los siglos XVI y XVII, incluso mantuvieron la popularidad en pleno siglo XVIII aguantando el desarrollo de la vanguardia musical europea. Aún pervive su espíritu: en Cataluña la cobla ha mantenido el nombre original de conjunto de ministriles.
El objetivo que tenían era el de imitar la voz humana, algo que conseguían conjugando instrumentos de boquilla y de caña. Entre los primeros el sacabuche (el trombón de la época) y la corneta (del que dicen algunos autores de la época que su sonido era como un rayo de sol en medio de la niebla). Y los de caña: la chirimía, antecedente del oboe, y el bajón, predecesor del fagot.
Esta es la senda elegida por Ministriles de Marsias, fascinados por el sonido de estos instrumentos y motivados por una expresión musical de nuestras raíces más hondas.
En el repertorio abordado en Trazos de Ministriles hay compositores de sobra conocidos como Antonio de Cabezón o Francisco de Peñalosa, y otros totalmente desconocidos para los aficionados a la música clásica como Francisco Tejada o Juan García Salazar (su delicado Regina Coeli es una de las joyas del disco). También hay composiciones de un autor anónimo: lo compases que inician la grabación han sido sacados de un grabado de la sillería del coro de la Catedral de Burgos, donde hay representados un conjunto de ministriles y se puede observar la partitura que están interpretando. Se completan así dos siglos y medio de ministriles, desde 1500 hasta bien entrado el siglo XVIII.

martes, 11 de mayo de 2010

Paradojas de la era digital

Olvidé mi memoria, usb, claro.

lunes, 10 de mayo de 2010

Ctrl+alt+sup

Leo en la sección de Fernández Mallo en El Cultural:
En ese momento en el que el pesimismo se apodera de las cosas, se apodera de tus ideas, que también son una cosa. Piensas en la inutilidad de escribir y de hablar, o de construir aviones Airbus porque sabes tarde o temprano serán un Concord. O en el absurdo que es llenar la Red de información no sólo pasajera, que nadie verá. Es posible imaginar un basurero de páginas web, blogs, mensajes y tiendas fantasma. Supongo que algún día alguien se acercará a todo eso con la misma intención que hoy mendigos se acercan al vertedero de Sao Paulo, un tipo de alegría que opera en el cerebro ante la expectativa del hallazgo de algo contemporáneo y arqueológico al mismo tiempo. El artista Bruce Nauman tiene una pieza, no recuerdo el título, en la que una cámara ubicada en el interior de un nicho vacío recoge permanentemente esa imagen de nada, de la que los espectadores pueden disfrutar en tiempo real en una pantalla en la galería de exposición. A veces nos vienen pensamientos así, pero se van muy pronto.
Joer! ¿Es el momento de cerrar este blog?

viernes, 7 de mayo de 2010

Voto y promesa

Bob Dylan tiene una canción especialmente enigmática titulada My Back Pages. Es una canción que escribió con veintipocos años, que parece un testmaento nostálgico de alguien de vuelta por la vida. Tiene un verso maravilloso:

A self-ordained professor’s tongue

Too serious to fool

Spouted out that liberty

Is just equality in school

“Equality,” I spoke the word

As if a wedding vow

Ah, but I was so much older then

I’m younger than that now

Eso de wedding vow me ha llamado siempre la atención. Me gusta mucho más voto que promesa, pero nunca he sabido explicar bien esta predilección.
En el libro Más allá del sí, te quiero de Aníbal Cuevas (Umelia) encontré una buena explicación, a pesar de la reticencia que tengo a los libros sobre el matrimonio (¡a mí me lo van a explicar, con lo experimentado que soy en mi "larguísima" trayectoria de casado!):
El autor cuenta que compró un libro en Estados Unidos titulado The meaning of marriage en el que aparecía el término "vow". Aparecía varias veces, y aunque se podía sacar el significado por el contexto, decide preguntar al recepcionista del hotel que muy amable le dice que significa lo mismo que "promise" referida al matrimonio. Pero la explicación no le convence, porque en el mismo texto se contraponen ambos términos. Y al autor prosigue:
Al abandonar el hotel se me ocurrió preguntar a un maletero, un chico joven de raza negra, cuál era la la diferencia entre entreo "vow" y "promise". Su explicación no se me ha ido de la cabeza, me contestó con ese poso de sabiduría natural que no dan los libros:
"Vow es una promesa profunda, comprometida, espiritual. Por ejemplo si yo prometo algo a mi padre estando él a punto de morir, eso es vow. Promise es una promesa más superficial, que compromete poco. Por ejemplo te prometo que estaré a las ocho, no pasa nada grave si llego tarde o no cumplo. Vow es la promesa que Dios hizo a Abraham y a Moisés, una promesa que nunca se rompe y que se mantiene pase lo que pase, algo de lo que podemos estar seguros".

viernes, 23 de abril de 2010

miércoles, 7 de abril de 2010

¿Cuántas veces te has buscado en Google?

En el epistolario (¿se debe decir así el cruce de emails?) entre Michel Houllebecq y Bernard Henry Levy que publica Anagrama con el título Enemigos públicos podemos leer:
En nuestro último encuentro me sorprendió que usted siga haciendo búsquedas en Google sobre su nombre, hasta el punto de utilizar la función de alerta, que te comunica cada nueva aparición. Por mi parte yo he desactivado esa función y después he renunciado incluso a las búsquedas.Me ha dicho que desea estar informado de las posiciones del adversario con el fin de poder responder, llegado el caso.
Esto dice Houllebecq. De Levy me lo esperaba más, por el porte cínico que se gasta. Vaya, confesaré que yo lo he hecho, es más, varias veces. Bueno, un poco de coba a uno mismo no es malo... ¿no?

Literatura escrita y oral

Apunte de Román Gubern en La metamorfosis de la lectura (Anagrama) en El Blog de los tres pasos

domingo, 14 de marzo de 2010

Ilustradores


Reconozco que he mirado siempre con desdén los comics, novelas gráficas o como quieran llamar a los tebeos.

Pseudo-literatura-para-vagos era lo más suave con lo que podía calificar a los ¿lectores? de estas publicaciones.

Pero últimamente, y parafraseando a Mafalda, me voy a tener que ir a callarme a mi casa.

Primero me llamaron la atención, por culpa de mi tribu y sus lecturas, la editorial Kalandraka, que cuida mucho sus ilustraciones. Después, ya para más mayorcitos, los títulos de moda como Maus! de Art Spiegelman y Persépolis de Marjani Satrapi. Y ahora soy fan auténtico de François Matton (del que he hablado aquí, desde la visita a la feria del Libro del año pasado), Emily Nud Mitchell (estos últimos los edita en España Demipage) y Paul Rogers.

Arriba una muestra de este último, que además (¡además!) ha ilustrado el libro infantil de Bob Dylan (Siempre joven, editado por Blume).

viernes, 5 de marzo de 2010

El síndrome Zimmerman

Hace ya años, llegó a la web que regentaba (Dylanes) un artículo de Joaquín Rodríguez titulado "El síndrome Zimmerman".
Lo recupero hoy en el blog Must Be Dylan (heredero de la mítica Dylanes) por lo divertido y bien escrito que está: Leer aquí

martes, 2 de marzo de 2010

Me caí del mundo y no sé por donde se entra

Me llega por e-mail este nostálgio artículo

Aclaración del Blog: recibí este artículo donde se atribuye la autoría a Eduardo Galeano. El Departamento de Comunicación de Crónicas Marcianas y Uruguayas aporta una serie de pruebas fiables que afirman que su autor es Marciano Durán. Así lo hago constar a los efectos oportunos.



Me caí del mundo y no sé por donde se entra. (Para mayores de 30)

Lo que me pasa es que no consigo andar por el mundo tirando cosas y cambiándolas por el modelo siguiente sólo porque a alguien se le ocurre agregarle una función o achicarlo un poco.
No hace tanto, con mi mujer, lavábamos los pañales de los críos, los colgábamos en la cuerda junto a otra ropita, los planchábamos, los doblábamos y los preparábamos para que los volvieran a ensuciar.
Y ellos, nuestros nenes, apenas crecieron y tuvieron sus propios hijos se encargaron de tirar todo por la borda, incluyendo los pañales.
¡Se entregaron inescrupulosamente a los desechables! Si, ya lo sé. A nuestra generación siempre le costó botar. ¡Ni los desechos nos resultaron muy desechables! Y así anduvimos por las calles guardando los mocos en el pañuelo de tela del bolsillo.
¡¡¡Nooo!!! Yo no digo que eso era mejor. Lo que digo es que en algún momento me distraje, me caí del mundo y ahora no sé por dónde se entra. Lo más probable es que lo de ahora esté bien, eso no lo discuto. Lo que pasa es que no consigo cambiar el equipo de música una vez por año, el celular cada tres meses o el monitor de la computadora todas las navidades.
¡Guardo los vasos desechables!
¡Lavo los guantes de látex que eran para usar una sola vez!
¡Los cubiertos de plástico conviven con los de acero inoxidable en el cajón de los cubiertos! Es que vengo de un tiempo en el que las cosas se compraban para toda la vida!
¡Es más!
¡Se compraban para la vida de los que venían después!
La gente heredaba relojes de pared, juegos de copas, vajillas y hasta palanganas de loza.
Y resulta que en nuestro no tan largo matrimonio, hemos tenido más cocinas que las que había en todo el barrio en mi infancia y hemos cambiado de refrigerador tres veces.
¡¡Nos están fastidiando! ! ¡¡Yo los descubrí!! ¡¡Lo hacen adrede!! Todo se rompe, se gasta, se oxida, se quiebra o se consume al poco tiempo para que tengamos que cambiarlo. Nada se repara. Lo obsoleto es de fábrica.
¿Dónde están los zapateros arreglando las media-suelas de los tenis Nike?
¿Alguien ha visto a algún colchonero escardando colchones casa por casa?
¿Quién arregla los cuchillos eléctricos? ¿El afilador o el electricista? ¿Habrá teflón para los hojalateros o asientos de aviones para los talabarteros?
Todo se tira, todo se desecha y, mientras tanto, producimos más y más y más basura. El otro día leí que se produjo más basura en los últimos 40 años que en toda la historia de la humanidad. El que tenga menos de 30 años no va a creer esto: ¡¡Cuando yo era niño por mi casa no pasaba el que recogía la basura!!
¡¡Lo juro!! ¡Y tengo menos de... años!
Todos los desechos eran orgánicos e iban a parar al gallinero, a los patos o a los conejos (y no estoy hablando del siglo XVII) No existía el plástico ni el nylon. La goma sólo la veíamos en las ruedas de los autos y las que no estaban rodando las quemábamos en la Fiesta de San Juan .
Los pocos desechos que no se comían los animales, servían de abono o se quemaban. De 'por ahí' vengo yo. Y no es que haya sido mejor.. Es que no es fácil para un pobre tipo al que lo educaron con el 'guarde y guarde que alguna vez puede servir para algo', pasarse al 'compre y bote que ya se viene el modelo nuevo'.Hay que cambiar el auto cada 3 años como máximo, porque si no, eres un arruinado. Así el coche que tenés esté en buen estado . Y hay que vivir endeudado eternamente para pagar el nuevo!!!! Pero por Dios.
Mi cabeza no resiste tanto.
Ahora mis parientes y los hijos de mis amigos no sólo cambian de celular una vez por semana, sino que, además, cambian el número, la dirección electrónica y hasta la dirección real.
Y a mí me prepararon para vivir con el mismo número, la misma mujer, la misma casa y el mismo nombre (y vaya si era un nombre como para cambiarlo) Me educaron para guardar todo. ¡¡¡Toooodo!!! Lo que servía y lo que no. Porque algún día las cosas podían volver a servir. Le dábamos crédito a todo.
Si, ya lo sé, tuvimos un gran problema: nunca nos explicaron qué cosas nos podían servir y qué cosas no. Y en el afán de guardar (porque éramos de hacer caso) guardamos hasta el ombligo de nuestro primer hijo, el diente del segundo, las carpetas del jardín de infantes y no sé cómo no guardamos la primera caquita. ¿Cómo quieren que entienda a esa gente que se desprende de su celular a los pocos meses de comprarlo?
¿Será que cuando las cosas se consiguen fácilmente, no se valoran y se vuelven desechables con la misma facilidad con la que se consiguieron? En casa teníamos un mueble con cuatro cajones. El primer cajón era para los manteles y los repasadores, el segundo para los cubiertos y el tercero y el cuarto para todo lo que no fuera mantel ni cubierto. Y guardábamos.. .
¡¡Cómo guardábamos!! ¡¡Tooooodo lo guardábamos!! ¡¡Guardábamos las tapas de los refrescos!! ¡¿Cómo para qué?! Hacíamos limpia-calzados para poner delante de la puerta para quitarnos el barro. Dobladas y enganchadas a una piola se convertían en cortinas para los bares. Al terminar las clases le sacábamos el corcho, las martillábamos y las clavábamos en una tablita para hacer los instrumentos para la fiesta de fin de año de la escuela. ¡Tooodo guardábamos!
Cuando el mundo se exprimía el cerebro para inventar encendedores que se tiraban al terminar su ciclo, inventábamos la recarga de los encendedores descartables. Y las Gillette -hasta partidas a la mitad- se convertían en sacapuntas por todo el ciclo escolar. Y nuestros cajones guardaban las llavecitas de las latas de sardinas o del corned-beef, por las dudas que alguna lata viniera sin su llave. ¡Y las pilas! Las pilas de las primeras Spica pasaban del congelador al techo de la casa. Porque no sabíamos bien si había que darles calor o frío para que vivieran un poco más. No nos resignábamos a que se terminara su vida útil, no podíamos creer que algo viviera menos que un jazmín.
Las cosas no eran desechables. Eran guardables.
¡¡¡Los diarios!!! Servían para todo: para hacer plantillas para las botas de goma, para pone r en el piso los días de lluvia y por sobre todas las cosas para envolver.. ¡¡¡Las veces que nos enterábamos de algún resultado leyendo el diario pegado al trozo de carne!!!
Y guardábamos el papel plateado de los chocolates y de los cigarros para hacer guías de pinitos de navidad y las páginas del almanaque para hacer cuadros y los goteros de las medicinas por si algún medicamento no traía el cuentagotas y los fósforos usados porque podíamos prender una hornalla de la Volcán desde la otra que estaba prendida y las cajas de zapatos que se convirtieron en los primeros álbumes de fotos y los mazos de naipes se reutilizaban aunque faltara alguna, con la inscripción a mano en una sota de espada que decía 'éste es un 4 de bastos'.
Los cajones guardaban pedazos izquierdos de pinzas de ropa y el ganchito de metal. Al tiempo albergaban sólo pedazos derechos que esperaban a su otra mitad para convertirse otra vez en una pinza completa.
Yo sé lo que nos pasaba: nos costaba mucho declarar la muerte de nuestros objetos. Así como hoy las nuevas generaciones deciden 'matarlos' apenas aparentan dejar de servir, aquellos tiempos eran de no declarar muerto a nada: ¡¡¡ni a Walt Disney!!! Y cuando nos vendieron helados en copitas cuya tapa se convertía en base y nos dijeron: 'Cómase el helado y después tire la copita', nosotros dijimos que sí, pero, ¡¡¡minga que la íbamos a tirar!!! Las pusimos a vivir en el estante de los vasos y de las copas. Las latas de arvejas y de duraznos se volvieron macetas y hasta teléfonos. Las primeras botellas de plástico se transformaron en adornos de dudosa belleza. Las hueveras se convirtieron en depósitos de acuarelas, las tapas de botellones en ceniceros, las primeras latas de cerveza en portalápices y los corchos esperaron encontrarse con una botella.
Y me muerdo para no hacer un paralelo entre los valores que se desechan y los que preservábamos. ¡¡¡Ah!!! ¡¡¡No lo voy a hacer!!! Me muero por decir que hoy no sólo los electrodomésticos son desechables; que también el matrimonio y hasta la amistad son descartables.
Pero no cometeré la imprudencia de comparar objetos con personas. Me muerdo para no hablar de la identidad que se va perdiendo, de la memoria colectiva que se va tirando, del pasado efímero.. No lo voy a hacer. No voy a mezclar los temas, no voy a decir que a lo perenne lo han vuelto caduco y a lo caduco lo hicieron perenne. No voy a decir que a los ancianos se les declara la muerte apenas empiezan a fallar en sus funciones, que los cónyuges se cambian por modelos más nuevos, que a las personas que les falta alguna función se les discrimina o que valoran más a los lindos, con brillo,pegatina en el cabello y glamour. Esto sólo es una crónica que habla de pañales y de celulares. De lo contrario, si mezcláramos las cosas, tendría que plantearme seriamente entregar a la 'bruja' como parte de pago de una señora con menos kilómetros y alguna función nueva. Pero yo soy lento para transitar este mundo de la reposición y corro el riesgo de que la 'bruja' me gane de mano y sea yo el entregado.

domingo, 28 de febrero de 2010

La voz que yo amo

Lo tenía que recoger aquí, en este minúsculo blog, fundamentalmente para acordarme del inspirador y acertado nombre de esta productora de cine: la voz que yo amo

viernes, 26 de febrero de 2010

Software contra los alumnos plagiadores

A mis incautos alumnos, al proponerles a principio de curso un trabajo sobre la asignatura, les envío a modo de "reglamento" una serie de pautas entre las que se encuentra la siguiente: "Aquél trabajo plagiado de internet automáticamente será calificado con un -1, nota que supondrá asimismo su calificación final".
El método es el siguiente. Una vez leído el trabajo presentado, a veces, sólo a veces (que diría el poeta Goytisolo), demasiadas palabras de corte intelectual (como por ejemplo "paradigmático") provocan una ligera sospecha. Sensación que se cura acudiendo a Google, esa herramienta que transluce la sociedad del conocimiento.
Basta con introducir una frase del trabajo en el buscador y apretar la telca "buscar".
A veces, sólo a veces, aparece en la primera o segunda entrada el trabajo plagiado. El alumno plagiador, además de torpe, suele elegir a una autoridad de la asignatura.
En Estados Unidos, la empresa iParadigms comercializa un software para detectar los plagios. El programa se llama "Turnitin Plagiarism Detection Service", y a petición del centro educativo de turno, almacena los trabajos de los alumnos, elaborando una base de datos que permite detectar plagios en internet y poco a poco los plagios a trabajos presentados anteriormente por algún compañero.
Como recoge en su sección de "Reseñas judiciales", la revista p.e.i. recoge la sentencia de 16 de abril de 2009 de la Corte de Apelación del Cuarto Circuito, que resuelve el recurso tras la desetimación de la demanda presentada ante la Corte de Distrito de cuatro alumnos de un centro cliente de iParadigms contra dicha empresa, por almacenar sus trabajos sin su consentimiento.

Leer más en El blog de los tres pasos

viernes, 19 de febrero de 2010

Amueblar paisajes

Abro al azar Cuando eramos honrados mercenarios, de Perez-Reverte y me encuentro con esto:
...Y me digo que los libros sirven, entre otras cosas, para amueblar paisajes. Llegas a tal o cual sitio, aunque nunca antes hayas estado allí, y las paginas leídas permiten ver cosas que otros, menos afortunados o previsores, no son capaces de advertir. Un islote despoblado y rocoso del Mediterraneo, por ejemplo, es solo un pedrusco seco cuando quien lo contempla desconoce las peripecias de Ulises y sus compañeros. Sin Lampedusa y su Gatopardo, Palermo no seria mas que una calurosa e incomoda ciudad siciliana...

viernes, 22 de enero de 2010

Libertad

La libertad no es la facultad para desentenderse de;

es la facultad de comprometerse con



Benedicto XVI, abril 2008 Encuentro con educadores católicos en Estados Unidos

jueves, 21 de enero de 2010

No poseemos nada con certeza, excepto nuestro pasado

“Mi tema es la memoria, aquel anfitrión alado que se cernía a mi alrededor una mañana gris, durante la guerra. Estas memorias, que son mi vida –porque no poseemos nada con certeza, excepto nuestro pasado-, me acompañan siempre”
Evelyn Waugh. Retorno a Brideshead.
¿Propiedad inmaterial? ¿Propiedad intelectual?

Pd. Dedicado a mi fiel lector y que por ello no ha dejado de ser amigo el Prof. Dr. D. Javier Borrego

miércoles, 20 de enero de 2010

¿Qué es la verdad?

La verdad es un periódico de Murcia y nada más


Lo dice Lidia D'Amunt en Ocho caballitos de mar, incluida en su disco "En la isla de las bufandas". Aunque ahora que lo leo no veo mucho la gracia, reconozco que es ingeniosa... menos mal que el resto del disco es estupendo y original. Puro folk!

Sonando en el IPOD: Aloes de 50 metros de Lidia D'Amunt

jueves, 14 de enero de 2010

Curso básico de periodismo con Bob Dylan

Curso básico de periodismo:
- Utilizar frases hechas para ilustrar un nuevo descubrimiento: "Como decía Bob Dylan, los tiempos están cambiando".
- Experimento: buscar en Google o buscador análogo la frase. El resultado son unos cuantos cientos de miles de entradas. Y una prueba más del declive del periodismo.

jueves, 7 de enero de 2010

Bob Dylan y Corintios 1

Interesante artículo en The Dylan DailyHacia el final de la obra "El Mesías" aparecen dos versos "We shall all be changed" y "The trumpet shall sound". Inmediatamente la conexión nos lleva a Ye Shall be Changed, un corte de Slow Train Coming (Se puede encontrar en The Bootleg Series 3).Entre las posibles respuestas que da Gerry Smith a esta coincidencia, me gustan estas:- Dylan es fan de Haendel- Dylan conoce el capìtulo 15 de la primera carta a los corintios, versículos 51 y 52:
Mirad, os digo un misterio: No moriremos todos; pero todos seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, al toque de la última trompeta; pues sonará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados

lunes, 4 de enero de 2010

Literatura y fútbol

Hace unos días en El País, Vila-Matas publicaba un bonito texto sobre el Barça, pasando por el código estético de Bob Dylan. Me hizo recordar ejemplos de literatura sobre fútbol, y sobre todo el de Vázquez Sallés, hablando sobre la ausencia de su padre, Vázquez Montalbán, al vivir la final de la copa de Europa de su equipo (el Barça también). Quizá sólo comprensible para los que hemos visto el fútbol con un padre.
Demasiado Barça en un sólo post, menos mal que miatleti ganó en el último minuto...