sábado, 30 de mayo de 2009

La teoría del año en la cárcel

Esta siendo muy recurrente el asunto de las prioridades y del exceso de tareas en la agenda.
Es tema de conversación en los cafés de la facultad, en los exámenes de conciencia,...
La teoría del año en la cárcel es del filósofo Javier Borrego.
Consiste esta teoría en "ganarse" una condena de un año de cárcel (algo que se puede soportar), ganarse por tanto la subsistencia para un año (a saber, comida y cama), desparecer de la cotidianidad, y aprovechar ese tiempo leyendo todos esos libros que forman la interminable lista de "lecturas en espera", escribir todo esos artículos, formalizar los "proyectos geniales"...
Se calcula que un año es suficiente para ponerse al día.
Una vez terminada la "condena", se vuelve a la vida de hipotecas, hijos que críar, mil "fregaos" varios, y tan contento.
Han surgido voces autorizadas en contra de esta teoría. Escrupulosas mentes que piensan que las cárceles españolas son una especie de mezcla entre la de Tango y Cash y el Conde de Montecristo.
En el canal de tribunales las cárceles se parecen más a un piso de protección oficial que a los referidos ejemplos.
Además, me pasé unos añitos estudiando en su momento en una facultad de la que la leyenda negra cuente que fue construida basándose en unos planos ideados en principio para una cárcel
En fin, que estoy repasando el código penal...

viernes, 29 de mayo de 2009

A ti te ocurre algo


José Agustín Goytisolo, a modo de vademecum médico, enumera en Bolero para Jaime Gil de Biedma los síntomas para decirle a un amigo: "a ti te ocurre algo".

Estos son:


  1. Hablar a cada rato de gente ya olvidada, o de calles lejanísimas con farolas de gas, o de amanceres húmedos, o de huelgas de tranvías

  2. Cantar horriblemente

  3. No dejar de beber

  4. Al poco estar peleando por cualquier tontería

Cuántas gracias doy a Dios por tener tantos amigos que me digan "¡a ti te ocurre algo!", y con sólo mirarme a la cara


Pd.: Lumen acaba de editar la obra completa de Goytisolo.



martes, 26 de mayo de 2009

Fieramente existiendo, ciegamente afirmando

Primera entrada de este blog.
Todo un reto, porque por enésima vez intento abrir y mantener uno.
Atrás quedaron "el blog de los tres pasos" (sobre propiedad intelectual) y otro titulado "trastevere" (sobre los padres primerizos).
Espero que "Fieramente existiendo" no sea otroproyectogenialfrustrado.
La temática del blog será, dicho cursimente, de tipo cultural. Así que cabe de todo.
Aquí empieza una nueva singladura. Traicionando una promesa reciente de no tener más "cosas que hacer", más el trabajo, el otro trabajo, la tesis, las clases, la colaboración en la radio, los chiringuitos píos, y la vida en general, claro, que es lo más importante.
El título es un verso robado a Gabriel Celaya de su poema "la poesía es un arma cargada de futuro". Pero cantado con la voz quebrada de Paco Ibañez, y si es en el concierto en el Olimpia de París, pues mejor.
Arranco, con otro verso de Celaya

No quiero justificarte, como haría un leguleyo,
quisiera ser un poeta y escribir tu primer verso.
A la calle que ya es hora de pasearnos a cuerpo
y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo


Pd: allá por 1997 se me ocurrió escribir este verso a una compañera de facultad. Qué vértigo. Ahora es compañera de vida. Si es que es puede dedicar un blog, este te lo dedico a ti, mi Rocío.