Voto nupcial

Ahora que algunos amigos queridos tienen boda a la vista, me acuerdo de la mía, y leyendo a Dulce María Loynaz, pienso que en mis votos nupciales podría haber dicho eso de ¡Y madrugada en la ventana abierta!


“Si me quieres, quiéreme entera,

no por zonas de luz y sombra…

Si me quieres, quiéreme negra

y blanca. Y gris, y verde y rubia,

y morena…

Quiéreme día,

quiéreme noche…

¡Y madrugada en la ventana abierta!…

Si me quieres, no me recortes:

¡Quiéreme toda… O no me quieras!”

Comentarios

  1. Por alusiones... ¡¡magnífica entrada!!
    Qué ganas de leer a la Loynaz.
    Y de hablar de lecturas, despacito.
    Abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un matrimonio

¿Quién es el tercero que camina siempre a tu lado?/ Si cuento, solo estamos tú y yo juntos

Pals battalions