Leonard Cohen, el creador agradecido a los que le precedieron

Leonard Cohen recibió el premio Príncipe de Asturias. Decir que era merecido es poco. Las razones las ha dado él mismo en un emocionante discurso.


Desde una posición humilde, con el gesto tierno del que percibe que la tierra ya le llama, Cohen ha dejado patente la grandeza del artista, del artista que sabe que jamás nadie ha creado de cero, del artista que se sabe eslabón de una historia.


El canadiense ha revelado una anécdota biográfica nunca antes contada: el joven Cohen, aún aprendiz de guitarra, tuvo un breve encuentro con un joven guitarrista español que le enseñó una sencillas claves del flamenco, apenas unos acordes.


Hoy a cuarenta años y varios discos (obras maestras muchas de ellas) después, Cohen se ha dirigido a la nación española, para contarnos que en esa misma progresión de acordes que aprendió de joven, esas mismas claves del flamenco, son la base de sus composición. Ha dicho con voz recia que su obra no le pertenece y ha agradecido el que le hayamos permitido poner su firma en la última página.


¿alguien pudo imaginar un premio Príncipe de Asturias más merecido?



Comentarios

Entradas populares de este blog

Un matrimonio

¿Quién es el tercero que camina siempre a tu lado?/ Si cuento, solo estamos tú y yo juntos

Pals battalions