La obviedad de una mula y un buey en un pesebre

No sabría decir dónde exactamente, pero Borges decía que la prueba de que el Corán se escribió en Arabia era que no aparecía ningún camello en ninguna parte del relato. Y es que la obviedad es enemiga de la verosimilitud. Tiene un poco de tomar por tontos a los receptores. 
Si un autor quisiera situar una acción en China, lo peor que puede hacer es llenar todo de pagodas. 
Desde que salió ala venta La infancia de Jesús, la noticia no ha sido nada relacionado con la importancia del texto, o la valiosa aportación intelectual, sino que "el Papa dice que en el pesebre de Belén no había ni mula ni buey". En las Facultades de Periodismo se han hartado de repetir aquello de que "la noticia es que un hombre muerda a un perro", y así nos luce el pelo. 
Pero lo que señala Benedicto XVI no es ni más ni menos que la realidad. Que en la maravillosa narración que es el evangelio (por muchos motivos), cuando José y María llegan al pesebre, no se detiene en señalar lo que podría ser una obviedad, y lo que resultaría ser un ornamento sin apenas importancia. 

Comentarios

Entradas populares