sábado, 11 de septiembre de 2010

Por unos delfines en el Guadalquivir

Qué regalos se esconden a veces en los libros más insospechados. En esta carrera maratoniana que es esta bendita tesis que persigo, me encuentro, en medio de tanto patrimonio cultural y tanta legislación, cómo se conocieron los padres de los Machado. Lo cuenta Antonio:

Otro acontecimiento, también importante de mi vida es anterior a mi nacimiento. Y fue que unos delfines, equivocando su camino y a favor de marea, se habían adentrado en el Guadalquivir, llegando hasta Sevilla. De toda la ciudad acudió mucha gente, atraída por el insólito espectáculo, a la orilla del río, damitas y galanes, entre ellos los que fueron mis padres, que allí se vieron por vez primera. Fue una tarde de sol, que yo he creído o he soñado recordar alguna vez

Heurêkamen!

2 comentarios:

  1. Qué bonito, ¿en qué obra o página? Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Me parece recordar que lo cuenta Enrique Baltanás en su biografía sobre los Machado

    ResponderEliminar

Estampas castellanas

Calzadilla de la Cueza Una pila bautismal floreada. Bellísimo signo pascual Un detalle de la Virgen del retablo. El Niño tiene un...