Esa belleza que no se da sin ti

El escritor y traductor José Manuel Mora Fandos, tiene un libro de ensayos titulado Tan bella, tan cerca, que es una delicia. Lo publicó La Isla de Sitolá en 2011.
En sus páginas se muestra con una delicadeza admirable, y con una capacidad de observar digna de los auténticos creadores.
Me gustaría compartir una serie de notas que propone para especificar un poco más eso que él llama "Belleza en la vida cotidiana" y que desarrolla en sus páginas. Aporta una lista ejemplificativa (págs. 36-37), una lista que como dirían los juristas es abierta, y Mora Fandos parece invitar al lector a aumentarla:
- La que parpadea fugazmente en cualquier momento inesperado,
- la que a menudo intentamos suplantar con sucedáneos,
- la intangible por nuestras prisas,
- la no oficial,
- la que no es fascinación por lo extraño y extraordinario,
- la que habita inadvertida en nuestra misma casa, no se sabe cuánto tiempo -desde siempre-,
- la que brilla en los ojos de quien menos esperamos,
- la que susurra,
- la que es increíble que estuviera allí,
- la que no separa, sino que conjuga los opuestos,
- la que acaba complicándonos un poco la vida porque es profundamente humana y nos liga a las luces y sombras del otro,
- la que no se da sin ti,
- tampoco sin el otro.

Como me consta que al autor no le es ajeno ni mucho menos la música, para completar su idea y la fundamental característica de todo artista que es poder percibir esa belleza, aporto aquí un parrafito de Stravinski que dice en una de sus conferencias incluidas en Poética musical (Acantilado) que “la facultad de crear nunca se nos da sola. Va acompañada del don de la observación. El verdadero creador se reconoce en que encuentra siempre en derredor, en las cosas más comunes humildes, elementos dignos de ser notados. No necesita un paisaje bonito; no precisa tampoco rodearse de objetos raros o preciosos. No tiene necesidad de correr a las búsqueda del descubrimiento, porque lo tiene siempre al alcance de su mano. Le bastará echar una mirada alrededor. Lo conocido, lo que está en todas partes, es lo que solicita su atención. El menor accidente lo retiene y dirige su operación". 

Comentarios

Entradas populares