miércoles, 15 de febrero de 2012

¡Duérmete ya, j***r!



A modo de libro infantil, con dulces ilustraciones (de Ricardo Cortés), el profesor de literatura Adam Mansbach ha escrito este "¡Duérmete ya, j**er! (Mondadori).


El título es suficientemente explicativo, y desde luego provocador. Está demás decir que es un libro de humor dirigido a padres.


Pero la solidaridad que me une al autor, me hace sobrepasar esa primera valoración, y optar por describirlo como un "arrepetimiento público" de lo mal que lo pasa el bueno de Adam para mandar a sus hijos a dormir.


Mansbach confiesa que está deseando todos los días que sus hijos se vayan a la cama sin rechistar, para que en ese momento "comience" su vida, ya sea por un rato de conversación con su mujer, cenar tranquilamente o ver una película.


De lo que se deduce que no tiene ni idea de psicolgía infantil, como nos pasa al 99,9% de los padres.


Ese deseo le hace llegar a utilizar una sarta de tacos, quizá cobijado en que los niños pequeños no entienden bien esas palabrotas (aunque luego van y las sueltan en el momento más oportuno), quizá porque confía en que son más "persuasivos", quizá porque es un iluso que cree que así se le pasará la frustración.


El striptease que hace Mansbach también transluce una cuestión fundamental: estamos bien enseñados para no disfrutar del minuto presente, que por cierto, es lo único que tenemos. Hemos perdido la capacidad de disfrutar de los procesos, y sólo nos damos por satisfechos en los cumplimientos.


Agradezco sinceramente este libro, que no tiene nada de "bromita", porque me ha hecho caer en la cuenta de la de minutos, mejor dicho, horas, que he perdido. Y sobre todo, ha sido un espejo que me ha ayudado a dar un pasito más en el camino de conversión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario