miércoles, 2 de septiembre de 2009

de repente, vendrá sobre ellos la ruina

Volvía yo con brío y el curso bien planificadito, cuando me recuerdan lo que San Pablo dijo a los Tesalonicenses
Cuando digan: «Paz y seguridad», entonces mismo, de repente, vendrá sobre ellos
la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta; y no escaparán.

Y se quedó tan ancho
Ahora, que debo confesar que me acordé de "Coge el dinero y corre", cuando el niño se niega a hacer los deberes. La madre le lleva al médico, que pregunta al zagal la razón de su negativa: "¿Para qué?, el universo se expande".
Pero lo mejor es que la carta de mi abogado en el cielo me confortó. Me puso en mi sitio. Sobre todo me recordó eso de que "el hombre piensa, y Dios ríe". Así que a velar.

Pd. también me viene a la memoria Aníbal, el del Equipo A, ese que era el jefe y que siempre al terminar cada capítulo decía aquello de "Me encanta que los planes salgan bien", cuando quedaba bien claro que nada había salido como planeaba al principio del capítulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario