viernes, 6 de noviembre de 2009

Grafittis


No estoy en absoluto peleado con las nuevas formas de creación, con las nuevas propuestas.

Donde jamás incluiré los graffitis.

Considero que son especialmente feos.

Si el arte es encuentro, es comunicación, los graffitis no son arte.

Son la expresión de una necesidad de autoafirmación. Todo lo contrario de la comunicación.

Acabo de pasar por la carretera de Castilla, donde llevaban varios días edificando un muro en la Casa de Campo. El muro se había construido además con cierta gracia, con aspecto retro, mezclando ladrillo y piedra.

Hoy mismo estaba lleno de graffitis. Simples firmas de un individuo sin ganas de encontrar a nadie, salvo a sí mismo. Un nombre escrito con tipografía callejera. Ni rastro de belleza. Sólo ganas de autoafirmarse.

3 comentarios:

  1. "Si el arte es encuentro, es comunicación, los graffitis no son arte" Falla la lógica si es comunicación algo comunican, digo yo, y serán arte.

    En realidad un grafiti -por decirlo en tono académico- no es más que la semiótica territorial de los canes, y sí comunican: "este soy yo, este es mi territorio, al que no le guste que le zurzan" al fin comunicación, de la estupidez humana, pero comunicación.

    El arte es encuentro y comunicación, sí, pero con lo trascendente. Entonces, sí, los grafitis no son arte.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra verte por aquí JB. Y cómo siempre tus comentarios ayudan.Sobre todo la última frase. Pero con dos objeciones.
    1. La inxestencia del tal fallo de lógica. El graffiti no tiene intención de comunicar ni encontrar. Luego no es arte.
    2. Sí que el arte es encuentro y comunicación con lo trascendente, pero también con el otro, en el que también se encuentra la imagen divina

    Por cierto
    ¿comes hoy?

    ResponderEliminar
  3. Que no, que no, que la comunicación con el otro no es más que comunicación, comunicación gráfica o sonora, pero no arte, aunque tenga dibujitos y cumpla con ciertas reglas del arte... Ríndete

    ResponderEliminar