viernes, 13 de noviembre de 2009

Sabina está viejo

Por fin un entrevistador que deja hablar al entrevistado. Por fin un entrevistador en tve que no se escucha a sí mismo.
Ayer se emitió una entrevista con Joaquín Sabina en la 1. Se emitió en diferido por cierto, con lamentables cortes para publicidad en medio de una respuesta, cortando sin ton ni son. Para demostrar que lo importante es lo importante.

Este Sabina dice cosas interesante. Superada ya la imagen de crápula, se nota que ha visto de cerca los vertiginosos ojos de la muerte.
Me quedo con una de sus respuestas.
Contaba Sabina historias de su colegio de Salesianos. Los sábados tenían proyección de película de romanos. De hecho este es un verso de uno de sus ciento volando de catorce.
El padre salesiano se encargaba de poner la mano delante del proyector cada vez que había un beso. Recordó con gracia como un compañero suyo de curso superior gritó en el cobijo de la oscuridad: "¡estáis acabando con la afición!"
Acto seguido Sabina, lejos de ahondar el manido asunto de lo reaccionario-de-la-Iglesia, afirmó

- No como ahora, que tenemos porno por todos los lados. Además de la forma más
torpe y sin imaginación.

Ahora echo de menos esa mano que me tapaba el proyector
para no ver esas cosas

2 comentarios:

  1. Nunca le he tenido la menor simpatía a Sabina, sobe todo por su gusto por acumular lugares comunes, pero mira por dónde...

    ResponderEliminar
  2. Ay Pablo, cuánto te agradezco esta entrada. Al contrario que mi admirado Javier, yo sí le he tenido una inexplicable simpatía a Sabina siempre, siempre, hasta el punto de que me escapé del horrible despacho de abogados en que trabajaba entonces para irme a la Casa de América a la presentación de Ciento volando de catorce...

    Qué maravilla los amigos, dando razones para seguir admirando lo que admiro. Muchas gracias!

    ResponderEliminar