martes, 16 de junio de 2009

Más Neuman

Cada aforismo, cada micro-ensayo de El Equilibrista de Andrés Neuman se disfruta y se saborea. Es un librito, pero precisa de tiempo, de calma, de un día lluvioso como hoy, de una tribu dormida...

La maldad no se elige: la llevamos dentro. Por eso oponerse a ella constituye un
refinado acto de libertad.

2 comentarios:

  1. Los aforismos de Neuman son su obra más grande, si se me permite la paradoja. Hizo una magnífica elección en la feria del libro.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Enrique,
    tan contento estoy por ver tu comentario en mi humilde blog.
    Lector asiduo como soy de Rayos y Truenos

    ResponderEliminar