Un gran chico: Ser con otros para los demás


En términos de filosofía social o descripciones simples de la sociedad se puede caer en una especie de dialéctica falaz entre dos términos que creemos opuestos: o bien se defiende un individualismo a ultranza que se desentiende del semejante o se confía en un colectivismo que anula a la persona y la convierte en una pieza intercambiable de una gran maquinaria.

Lo cierto es que la Iglesia lleva sus dos mil años recordando de una manera u otra la inexistencia de esa dialéctica, y la perversidad de la misma. Todos los hombres gozan de una igual y radical dignidad, pero además somos sociales por naturaleza, pero no sólo somos seres con los demás, sino sobre todo para los demás. Es cuando servimos a los demás cuando nos realizamos.
La novela que hoy recomendamos intuye esta cuestión. En Un gran chico, su protagonista Will, que a sus trentaiseis años puede presumir de no haber trabajado jamás, y de vivir en una posición bastante acomodada todo gracias a los derechos de autor de genera una canción navideña que compuso su padre. La frivolidad con que se toma la vida, su soltería recalcitrante, su ropa de diseño, se cruza con una madre separada y su extraño hijo Marcus.
A partir de ahí el mundo de Will da un vuelco. Pero no porque deje de ir a la moda, sino porque descubre que es un ser con otros para los demás. Al abrirse a los demás se descubre a sí mismo, y deja de despreciarse y de autocompadercerse.
Es una novela amable, divertida y tierna. Con toques de culturalismos pop, que siempre dotan a las novelas de actualidad.
Puede que les suene de algo la historia, en 2002 los hermanos Weitz hicieron la versión cinematográfica, protagonizada por Hugh Grant.
Título: Un gran chico
Autor: Nick Hornby
Editorial: Anagrama

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un matrimonio

¿Quién es el tercero que camina siempre a tu lado?/ Si cuento, solo estamos tú y yo juntos

Pals battalions